jueves, 2 de febrero de 2017

Historia de Carnerillo -parte 2-

Lo especificado en la entrega anterior sobre la Historia de Carnerillo nos permite informarnos que el episodio más destacado para la vida de esta región fue el arribo del ferrocarril Andino que unía las ciudades de Villa María con Río Cuarto, en el año 1873, donde posteriormente y por la inquietud de visionarios y progresistas, aunque al principio lentamente, comienza la colonización y años después se consolida la misma con la creación de la “Estación Carnerillo” que se constituye en el puntapié inicial del nacimiento del pueblo y crecimiento de su zona rural.
La estación Carnerillo fue construida en tierras donada por el señor Santiago Díaz, con el objeto de brindar apoyo a la colonia y que las locomotoras pudieran cargar agua para sus calderas. La estación fue inaugurada el 26 de noviembre de 1887 y de manera simultánea permitió el nacimiento del pueblo, que en un principio lo quisieron denominar “Santiago Díaz”, pero al final no prosperó porque predominó el nombre original del lugar: “Carnerillo”.
Sumado al ferrocarril el desarrollo ahora gravitaba sobre la colonia ahí fundada y se comenzaron a vender fracciones, tanto en la zona rural como terrenos en el sector urbano, todo esto en base a la ley provincial de Colonización de 1886 impulsada en gran medida por el Gobierno de la Provincia de Córdoba, gestión del gobernador Don Ambrosio Olmos, en donde exceptuaba por algunos años el pago de impuestos y así fue tomado cuerpo la Colonia Amelia y el pueblo de Carnerillo.
Luego de tres años aquella colonia cambia de dueños y es vendida a los señores Roncioni y Franceschi que la denominan “Colonia María Soledad”, la que se fue desarrollando en la región y se fue debatiendo para alcanzar el progreso entre los distintos avatares políticos del país que no dejaron de provocar crisis que afectaron a las regiones agrícolas y ganaderas.
A partir de la primera década de 1900 y ante la perseverancia y lucha de los hombres y mujeres del lugar, Carnerillo era una colonia consolidada y había en el pueblo unos quince comercios importantes entre negocios de ramos generales, tiendas y talleres, que atendían las necesidades de aquella población.
En el año 1906 se logró la construcción de un puente paralelo a las vías del ferrocarril, hecho por la provincia, que permitió un tránsito más fluido y seguro en la región, mejorando significativamente las comunicaciones con las localidades vecinas. También en el mismo año fue creada mediante la aplicación de la ley Laínez, la Escuela Primaria nacional Nº 14 que sirvió para brindar educación gratuita a todos los niños de la localidad y la zona rural y se conoce según documentos de la época que en el año 1907, poseía 91 alumnos, lo que era un grupo muy considerable en base a aquellos años.
Por esos mismos años se cultivaban en las chacras de Carnerillo más de veinte mil hectáreas entre trigo, maíz, alfalfa y lino, lo que constituía una importante riqueza productiva del lugar que beneficiaba al país. Y en los mismos tiempos la Colonia María Soledad estaba poblada con más de cien familias de agricultores argentinos, italianos, alemanes, españoles y franceses los que ponían su gran esfuerzo y dedicación para desarrollar la región y producir para el país.
En el año 1924 la colonia Maria Soledad es adquirida por el señor Juan Reynal quien le da un impulso distintivo y logra para Carnerillo un nuevo dinamismo instalando en el pueblo una importante casa de ramos generales y comenzó llamar a la colonia “Santa Paula” en homenaje a su madre, Paula Ilauro de Reynal. A los pocos años, Juan Reynal donó terrenos que poseía al frente de la plaza y creó, con la contribución de gran parte de la colonia y el pueblo, la “Capilla de Santa Paula” que quedó inaugurada en diciembre de 1935, y cada 26 de enero se festeja su día, siendo esta la patrona espiritual de toda la comunidad. También por aquellos años se había hecho presente por la inquietud de un grupo de jóvenes y también de mayores la actividad deportiva con la formación en el año 1927 del “Fútbol Club Carnerillo” que aglutino a una importante cantidad de jóvenes entusiastas por este deporte con el que participaron en distintos torneos locales y regionales. Este club a partir del año 1941 toma el nombre de “Santa Paula”
Por esos tiempos la localidad tenia Registro Civil , Juez de Paz, colegio, un importante grupo de comercio para abastecer y brindar servicios a la población y una comunidad agrícola organizada que permitía el desarrollo y crecimiento de la comunidad y su zona de influencia. Así fue como el crecimiento se sigue desarrollando y la comunidad continuó creciendo habilitándose nuevas empresas e instituciones que fueron dando vida a la comunidad la que se fue forjando no con pocos esfuerzos.
Entre el trabajo, la educación, el deporte y la cultura la población de Carnerillo se fue amalgamando, dándole riqueza a la región e hijos a esta patria que brotaban de esa tierra querida. El sacrificio de aquellos hombres y mujeres no fue poco, desde las antiguas estancias de los jesuitas hasta nuestros días hay una trayectoria marcada con trabajo y esperanza, asi fue creciendo la comunidad no con pocas dificultades, como pasar por crisis políticas y económicas del país que también llegaban a este pueblo, luchar contra las langostas, soportar enormes periodos de sequias y crecimientos del arroyo, los enorme vientos de la pampa que traían nubes de guadal al pueblo y formaban médanos los que también afectaban los sembrados en la colonia. Todos estos episodios fueron dificultades que templaban el valor de los pobladores que igual sostenían su lucha.
En el año 1952 llegó la municipalidad con la cual se abre un panorama social distinto y más alentador, se formalizó el gobierno comunal, se trazaron objetivos más concretos y en cada gestión se fue afianzando el progreso y bienestar de la comunidad convirtiendo en Carnerillo en una localidad pujante que crece constantemente en el centro de una zona agrícola y llena de fortaleza y futuro.

Walter Bonetto
2-2-2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario